fotodiablo2

Las obras de Damiàn Rucci

Con pinturas atrevidas que rozan lo eròtico y mensajes que juegan con lo diabòlico y sensual, las obras de Damiàn Rucci muestran una cantidad de obras super coloridas y originales. Èl se Leer Mas »

fotoellocokomare

El loco Komare y El anarco atorrante

Se realizarà la presentación del libro de doble historieta… casi de bolsillo de “El loco Komare y El anarco atorrante” Con guión de Fabio Marcelo Zurita y dibujos de Francisco Baron. El Leer Mas »

fotodesmadre1

“Desmadre”, una película de Sabrina Farji

El vínculo entre madres e hijas, contado en primer plano, desgranado en fragmentos íntimos y personales. Una reflexión sobre el amor más primario y el paso del tiempo. Segùn Sabrina Farji, El documental Leer Mas »

fotopantalon1

Internet enloquece con los pantalones pensados para que te miren la entrepierna

Cuando pensábamos que ya se había alcanzado un nivel insuperable de surrealismo y extravagancia en el mundo de la moda, descubrimos que aún es posible que alguien traspase ese umbral y deje Leer Mas »

fotounaespinaenelzapato

“Una espina en el zapato” de Nazareno Molina

Casi toda la familia se reúne a festejar la Nochebuena. Modesta, la dueña de casa, padece de Alzhéimer y está en una etapa de la enfermedad en donde, por momentos, demuestra estar Leer Mas »

“Galòn de Màscaras”, una película de Miguel Baratta

fotogalpondemascaras

Desde el origen de los tiempos, se sitúa al nacimiento de la máscara en el momento mismo en que se produce la autoconciencia, es decir,  la conciencia de uno mismo. Se las comenzaron a usar en funciones rituales, sociales  y religiosas, donde los participantes representaban figuras espirituales o legendarias. Incluso se creía, y todavía se cree en distintos lugares recónditos, que el portador de una de ellas podía tomar las cualidades de su representación.
La escritora Luisa Valenzuela nos guía por este mundo abriendo el tesoro de su colección personal de máscaras, en el que culturas, creencias y tradiciones le dan vida a un infinito de enigmas esencialmente humanos.

“Todo lo que veo es mìo”, en los mejores cines

fototodoloqueveoesmio

En 1918 y con algo más de treinta años, Marcel Duchamp, ya es conocido en Nueva York y París por una obra irreverente y provocativa que terminaría revolucionando el arte del Siglo XX. A mediados de ese año, ante el agravamiento del clima bélico que tiene en vilo a los Estados Unidos por su participación en la Primera Guerra Mundial, Marcel decide tomar distancia y parte desde Nueva York hacia un destino más sereno y pintoresco: la ciudad de Buenos Aires, en Argentina. Lo acompaña en la aventura su amiga Yvonne Chastel, una joven artista que, como él, frecuenta las vanguardias de la época.

Powered by WordPress | Designed by: suv | Thanks to toyota suv, infiniti suv and lexus suv